Las compras por impulso son una bestia nefasta. No importa cuan buenos seamos en ahorrar y vivir dentro de las posibilidades, es casi siempre difícil resistir el impulso de comprar.

Y, por más que muchos hombres no lo admitan, éste es un problema que afecta a ambos sexos en igual proporción.

Pero quédese tranquilo (a). A continuación aprenderá cómo evitar este tipo de consumo de forma sencilla.

1 – Siga la regla del tiempo

He visto esto definido como “la regla de una hora” o como “la regla de los 30 días”, pero la idea es la misma. Cuando vea lo que sea, espere por cierto período de tiempo antes de comprarla. Cuanto más puedas esperar, mejor. Si todavía está muy tentado a comprar después de la terminación del tiempo, entonces considere hacer la compra.

2 – No compre cuando esté triste o enojado

Es muy fácil buscar un producto (no importa si es comida, ropa o cualquier otra cosa) para satisfacerte cuando estás triste. Uno de mis mayores impulsos de compra se produjo en una tienda de perfumes. Yo trabajaba mucho y pasaba mucho tiempo lejos de las personas que amo. Para compensar, entré en la tienda con una novia de la época y compré unos tres vidrios de perfumes importados que yo no necesitaba.

3 – Considere cambiar dónde y cómo hace compras

Una de las grandes ventajas de hacer las compras en línea es que es mucho más fácil ignorar elementos extraños y novedades. Generalmente al entrar en la tienda, elegimos lo que necesitamos y hemos completado la compra. Es así de simple. Vea cómo puede hacer lo mismo para evitar el contacto con cosas que tal vez desee.

4 – No hacer compras con personas compradoras

Si tiene otros amigos (as) compradores (compulsivos o no), esto puede hacer más fácil el proceso de convencimiento de que debe comprar algo que desea. Si desea comprar de forma más social, busque la compañía de personas que estén centradas y con control absoluto sobre sus impulsos de compra. Por supuesto, te ayudarán a decidir qué es importante o no comprar en ese momento.

5 – Crear un presupuesto para tonterías

No se sentirá tentado a comprar por impulso si tiene un pequeño presupuesto para gastar con tonterías. No importa si este presupuesto se utilizará en una nueva ropa o una taza de café siempre que lo desee. Se permite tener espacio para gastar sin quedarse sintiendo un contador de centavos.

6 – Recordar no ser arrollado por las promociones

Las ofertas con grandes márgenes de descuento pueden crear una gran tentación de compra. Cuando esto suceda, cree dos categorías imaginarias: “realmente quiero eso” y “yo podría usar eso”. La idea es comprar sólo los artículos de la primera categoría. Recuerde que, aunque la promoción sea muy buena, gastará siempre menos al no comprar el producto.

7 – Mantenga una lista de cosas que quiere o necesita

Con ella en las manos es más fácil decidir si debe comprar o no. Tendrá más confianza para tomar su decisión porque sabe cuáles son sus objetivos;

8 – No tenga acceso al dinero

Tal vez sea la más radical de todas. Para ello, vale la pena dejar las tarjetas de crédito y débito en casa y cargar sólo un poco de dinero para las necesidades más urgentes. Es imposible hacer una compra por impulso cuando no se tiene dinero en las manos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here