El dinero puede ser una de las principales razones de las peleas dentro de una relación. Cuando se carece de comunicación sobre los ingresos y gastos individuales e incluso de los hogares, en el caso de quienes viven juntos, las consecuencias son siempre malas.

 

A continuación te brindamos algunos consejos sobre cómo organizar las finanzas de pareja sin generar peleas:

 

  1. Conozca el historial financiero familiar de su cónyuge

 

No es raro que las personas en general reproduzcan el comportamiento de sus padres, incluso cuando se trata de dinero. Esto puede suceder porque existe una gran admiración, los padres han tenido éxito financiero al establecer un punto de referencia positivo. Por otro lado, hay casos en los que se construye un marco negativo, donde los padres administraron mal los recursos al generar un trauma financiero en toda la familia. Pero incluso en estos casos, es posible «aprender del sufrimiento», es decir, buscar un comportamiento contrario a los padres debido a la experiencia traumática. 

 

Es importante, especialmente al comienzo de la relación, comprender cómo los padres de su pareja actúan financieramente. Mientras su pareja relata sus experiencias, trate no solo de sentir objetivamente cuáles fueron esas experiencias, sino de preocuparse por el tono del que habla, si es positivo y orgulloso, o un tono negativo, incluso con críticas. Es posible ver si esas experiencias se establecerán positiva o negativamente, buscando un comportamiento diferente o igual para organizar las finanzas de la pareja.

 

  1. Sea transparente sobre sus experiencias financieras.

 

La transparencia es clave: si la pareja no es sincera con respecto al dinero, es imposible hacer planes juntos. En tales casos, uno debe saber cuánto gasta y gana la pareja, e incluso cómo se distribuyen estos gastos. También necesita saber cuáles son los gastos prioritarios necesarios, e incluso cuáles son superfluos. Esta es la única forma de saber si falta el presupuesto o si ha quedado sobrante, y de ser así, cómo se gastará este dinero. 

 

Si no hay una oportunidad mutua para mostrarse cuánto ganan o gastan, es prácticamente imposible discutir y planificar cómo serán las finanzas de la pareja. Por supuesto, hay excepciones cuando la pareja gana tan bien o tiene una forma de vida tan simple que el dinero termina. Sin embargo, este no es el caso con la mayoría.

 

Gran parte de la población necesita vivir con un presupuesto escaso y, en consecuencia, sin mucho sobra. Precisamente en estos casos, es crucial tomar el tema de la transparencia financiera e incluso la autoconciencia aún más en serio. Comprender cómo gasta dinero, cómo toma sus decisiones financieras, es crucial para que su cónyuge haga lo mismo.

 

  1. Tener independencia dentro de las finanzas de pareja.

 

Hoy en día no es raro que las familias se organicen de diferentes maneras, especialmente en relación con la vida financiera. Hay arreglos, por ejemplo, donde una persona gana más que la otra y las dos acuerdan mutuamente que una cuidará a los niños mientras que la otra se encargará de la casa. Suponiendo que la pareja gasta cuidado de niños, transporte escolar, etc., y en general, los costos de delegar la crianza de los hijos son aproximadamente los mismos que los salarios de uno de los padres. En esta situación, puede ser mejor que alguien administre la casa y cuide a los niños en lugar de trabajar afuera. Aun así, también se debe preservar un cierto grado de independencia financiera dentro de la pareja.

 

Estar en una relación presupone que hay una vida conjunta y al mismo tiempo la vida de los cónyuges por separado. Si hay un presupuesto conjunto, debe haber un presupuesto individual, cada gasto sin tener que contabilizar cada compra. Este tipo de dependencia financiera puede terminar socavando la relación.

 

Por otro lado, una vez que se establece la independencia dentro de la relación, también es necesario definir cuánto se asignará al presupuesto individual de cada cónyuge. Este presupuesto se liberará para que cada persona lo gaste a su antojo, pero si ese presupuesto se desborda, debe esperar hasta el próximo mes. 

 

  1. Establezca una fecha para hablar sobre dinero

 

Otro consejo importante es fijar una fecha para hablar sobre planificación financiera. Separe el gasto individual del año anterior, muéstrese el uno al otro y juntos establezcan las metas para el año presente. Esto hace que sea mucho más fácil planificar e incluso estimar cuáles serán los próximos gastos. Incluso es posible evitar gastos excesivos juntos, como tarifas adicionales de tarjetas de crédito.

 

Después de 3 meses, siéntese, analice los gastos y evalúe cómo han ido las cosas. Si las compañías informan los resultados trimestralmente para hacer una evaluación de cómo van las cosas, ¿por qué la pareja no puede hacer eso también?

 

Además, estas reuniones son útiles para evitar gastos innecesarios del hogar y reducir algunos, como la electricidad, por ejemplo. Otra utilidad es alinear la planificación a largo plazo, como un viaje futuro o incluso el financiamiento de una propiedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here