Comprar la tan soñada casa propia es el deseo de muchas personas. Después de todo, deshacerse del alquiler y no tener un gasto tan alto en el presupuesto es un alivio para cualquier bolsillo.

Pero, por extraño que pueda parecer, comprar un apartamento no siempre es la mejor alternativa al alquiler. Esto es porque hay muchas situaciones en las que la compra de un inmueble puede salir mucho más caro que el mantenimiento de un inmueble alquilado.

¿Quieres entender mejor esta historia? Entonces continúa leyendo este artículo y descubre cuándo vale la pena comprar o alquilar un apartamento y cuál es la mejor opción para ti y para tu día a día

Las ventajas y desventajas

La primera cosa que debes tener en cuenta cuando el asunto es comprar o alquilar un apartamento es que hay ventajas y desventajas de comprar o alquilar una propiedad. A continuación se presentan algunas de las principales ventajas y desventajas en cada uno de estos casos.

Comprar un inmueble

Una de las principales ventajas de tener el inmueble propio es la seguridad de tener su propio lugar para vivir y la libertad para hacer reformas, alterar la disposición de los ambientes, cambiar la decoración o hacer mejoras que puedan valorar su inmueble.

El que tiene un inmueble propio tampoco tiene que preocuparse por cuestiones corrientes, como tener o no una mascota – lo que a menudo está prohibido en caso de alquiler de un apartamento o casa. A pesar de esta libertad, si el inmueble está ubicado en un condominio, siempre habrá reglas a seguir – no sólo en relación a las mascotas, sino a diversas otras cuestiones, que pueden incluir horario de silencio, días y horarios específicos para reformas, reglas en cuanto al uso de áreas comunes, entre otros.

Por otro lado, la compra de un apartamento puede generar una interrupción en el presupuesto cuando la decisión no se toma de manera inteligente. Costos con eventuales financiaciones, tasas e impuestos pueden obstaculizar – y mucho – la vida financiera de las personas.

Además, es importante resaltar que cualquier problema y eventuales reparaciones a ser hechas en un inmueble propio es de responsabilidad del dueño – diferente de lo que ocurre en una situación de alquiler de inmueble.

Recuerde también que todo dueño de inmueble está a merced del mercado inmobiliario – corriendo el riesgo de ganar o perder dinero con la casa o apartamento que posee, que puede o no apreciarse a lo largo del tiempo.

Alquilar un inmueble

Alquilar un apartamento o casa tiene sus ventajas. Optando por un alquiler puede mudarse de propiedad rápidamente cuando quiera – o puede compartir la vivienda con otra persona y ahorrar en gastos mensuales, y no tener que preocuparse por las devaluaciones de la propiedad.

Grandes reformas, de manera general, también acaban siendo de responsabilidad del propietario -o, en algunas situaciones, del dueño del inmueble y del inquilino. En estos casos, el inquilino no tiene que pagar todos los gastos de una reforma o reparación – lo que sucedería si el inmueble fuera suyo.

Por otro lado, quien alquila un apartamento o casa acaba quedando a merced de una serie de factores, como la prohibición de mascotas, variación del precio del alquiler, venta del inmueble. Además, el inquilino que no paga el alquiler al día acaba perdiendo el derecho de usufructuario de aquel alquiler – pudiendo ser, incluso, desechado del lugar.

Haciendo las cuentas

Definir si vale la pena alquilar o comprar un apartamento o casa no es tan difícil como parece ser. El primer paso en la toma de una decisión correcta es analizar los costos de cada opción.

Para ello, es necesario identificar los costos mensuales de un alquiler, considerando gastos de agua, luz, gas y condominio, que debe ser equivalente a tres meses de alquiler. A continuación, haga un levantamiento de los costos de una adquisición de inmueble.

La contabilidad del pago de una eventual financiación, costos con agua, luz, gas, condominio, eventuales reformas, tasas y gastos provenientes de la compra del inmueble, entre otros gastos es fundamental para tomar la decisión más asertiva.

A continuación, haga cuentas y contabilice los gastos relacionados con el alquiler y la compra de un inmueble. No deje de considerar también, en el caso del financiamiento, por cuántos años su renta quedará comprometida con el pago de un financiamiento inmobiliario para realizar el sueño de la casa propia.

Recuerde que el no pago de una financiación puede generar grandes dolores de cabeza y ocasionar incluso la pérdida del inmueble adquirido.

Si decide no entrar en una financiación, puede valer la pena ahorrar dinero para comprar el inmueble al contado. En esta situación, puede elegir alquilar un inmueble por un tiempo y, mientras tanto, ahorrar para adquirir su apartamento o casa en el mediano o largo plazo.

Considerando su planificación personal

Considerar su planificación personal a la hora de optar por comprar o alquilar un apartamento también es fundamental para lograr hacer la elección correcta, de acuerdo con sus objetivos.

Después de todo, ¿cuál es su plan para los próximos años? ¿pretende mantenerse en la misma ciudad donde reside o desea mudarse a otro lugar? ¿Tiene planes de vivir en el extranjero? Dependiendo de su respuesta a este tipo de cuestionamiento, el alquiler puede ser más adecuado que la compra de un apartamento – o viceversa.

También debe considerar su situación financiera, su presupuesto mensual, sus planes personales – como casarse, tener hijos, y otros – e incluso a sus metas y objetivos. Si comprar una casa propia es su sueño, por ejemplo, puede valer la pena apostar en este deseo y optar por comprar un inmueble en lugar de alquilar.

Antes de tomar la decisión de comprar o alquilar un apartamento o casa, por lo tanto, analice su situación de vida actual y sus planes para el futuro. Pueden ser muy útiles a la hora de ayudarle a hacer una buena elección.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here